Loading...

ENCAMBIO

Estanislao Bachrach

0


Fragmento

Cubierta Portada Dedicatoria Prólogo Primera parte. No sos vos, es tu cerebro La cuestión: cambiar Capítulo 1. Saber que se puede, creer que se puede Tus mapas ¿Con quién? Con ciencia No sos vos, es tu cerebro ¿Se nace o se hace? Cuánto creés que podés cambiar Con miedo Sin embargo, sucede La puntita, no Capítulo 2. Neuroplasticidad En tu mano Sí, se mueve ¿Cómo? Nacimientos adultos Capítulo 3. Preparándote para el cambio Hablale a tu cerebro Put pause No a los cañones Control freak Tiene pilas Bajo amenaza Segunda parte. De mente somos Cambio positivo Capítulo 4. Expectativas Pensar tu cambio Deseo Placebo Detrás de tu frente Lógica asesina De la intención a la acción hay un largo trecho ¿No te acordabas? Gente, quiero so-lu-cio-nes Lo positivo ¿Cuál es tu estilo? Forever mal o forever bien Catastrófico & cool ¿Quién tiene la culpa? ABC Enfrentar tus creencias Capítulo 5. Experiencias Pensá, sentí y hacelo… de nuevo Tu cerebro es dinámico Es una experiencia religiosa… No me banco las hormigas Conexión emocional Sentilo Emocionalmente sano Yoga cognitivo Perdonar, agradecer, reír Capítulo 6. Atención positiva: tu mejor aliada ¿Estás atento? Plena Llevá tus emociones al gym Cerebro cuántico ¿Estás en default? Ser alternativo No te pegues Capítulo 7. El poder de vetar Reprogramar tu cerebro Tus 0.2 segundos Ganglios basales Hábitos, una promesa de placer Malos hábitos Sensaciones emocionales ¡Identifíquese! Inteligente para conocerte No soy yo Foco en otra cosa Tranqui y sin evitar RecalCambiando FinalMente Bibliografía Créditos

Bachrach, Estanislao

Recibe antes que nadie historias como ésta

EnCambio. - 1a ed. - Buenos Aires : Sudamericana, 2014

(Obras diversas)

EBook.

ISBN 978-950-07-4893-3

1. Ensayo Argentino. I. Título

CDD A864

Edición en formato digital: septiembre de 2014

© 2014, Penguin Random House Grupo Editorial

Humberto I 555, Buenos Aires.

Todos los derechos reservados. Esta publicación no puede ser reproducida, ni en todo ni en parte, ni registrada en, o transmitida por, un sistema de recuperación de información, en ninguna forma ni por ningún medio, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electroóptico, por fotocopia o cualquier otro, sin permiso previo por escrito de la editorial.

ISBN 978-950-07-4893-3

Conversión a formato digital: Libresque

www.megustaleer.com.ar

Dedicado a Vicky, Uma y Valentín,

mis verdaderos impulsores del cambio.

A Joaco, Ale y mis padres, Silvia y Goyo.

A mis amigos Fer, Lucas, Dani y Gastón.

A Jorge Bracco.

Agradecimiento:

A Flor Cambariere, Juan Pablo Cambariere y Max Aguirre.

A Nano, Guso, Vale, Viki y Ailín:
Creative Brains at Work (www.cbatwork.com).

Voy a empezar por contarte una historia personal. Durante mis años de estudiante de biología molecular en la Universidad de Buenos Aires, tenía una sola meta, llegar al lugar más alto al que un científico podía aspirar: Harvard. Cada año, desde el inicio hasta los últimos finales, fui alimentando ese objetivo con inquebrantable afán.

Luego de quince años de estudios ininterrumpidos, estaba en ese preciso lugar al que había aspirado. En 2005, ya llevaba cuatro años totalmente asentado en Boston. Alquilaba un pequeñísimo departamento victoriano cerca de Harvard Square, circulaba con mi bici por toda la ciudad, tanto en los veranos húmedos de más de treinta grados como en los tremendos inviernos de veinte bajo cero. Viajaba seguido a congresos por todo el mundo, tenía más de cien bibliotecas a mi disposición —el sueño de un verdadero nerd— y alrededor de quince seminarios distintos por día para elegir. Bono, Michael Crichton, Pedro Almodóvar o el Dalai Lama, entre otros, estaban, de algún modo, a nuestra disposición. Yo daba clases por la noche en el Science Center de Harvard y mis estudiantes de diferentes nacionalidades, culturas y religiones me elegían cada semestre como mejor profesor. Por el lado de mi trabajo de investigación, poseía una beca posdoctoral del Howard Hughes Medical Institute para colaborar con la difícil tarea de encontrar alguna cura, o al menos un mejora, en la calidad de vida de pacientes con distrofia muscular de Duchenne. A pesar de lo increíble de ese momento, tenía un mal sueldo y una débil seguridad laboral, pero con el sabor del sueño cumplido por estar en la meca de la ciencia y la academia.

Sin embargo, cada vez me costaba más ir a trabajar, dialogar con mis colegas, pensar los experimentos y pasar horas bajo el microscopio buscando fibras musculares fluorescentes. No podía quejarme, estaba en Harvard. No obstante, algo sucedía que me hacía dudar de si estaba donde quería estar o donde debía estar. Un día que no olvidaré jamás, se acercó mi jefe y me ofreció una de las mejores ofertas a las que un científico de carrera puede aspirar. Quería ascenderme a un cargo oficial y de por vida en la universidad y en el hospital donde trabajaba, el Children’s Hospital. Es decir, se terminaba mi inseguridad laboral y mi sueldo se cuadriplicaba. Era la oportunidad de mi vida, el gran cambio que necesitaba, a un paso de hacerse realidad. La lista de pros y contras era absolutamente despareja. Al menos, la lista racional. Casi no había contras. Pero algo muy dentro de mí me despistaba, me hacía sentir inseguro, simplemente me decía: “No siento que sea lo que quiero” (atención al verbo “sentir”). A pesar de ello, evité escuchar(me), hasta que mi cuerpo empezó a enfermar.

Todo comenzó con unas espantosas migrañas que me nublaban la vida, ataques de ansiedad y unos dolores abdominales tremendos. Pero en realidad no estaba enfermo. Era simplemente la forma que había encontrado mi cabeza para obligarme a recalcular. Y luego de diez meses de soportar con el cuerpo lo que mi mente no aceptaba, exclamé con una seguridad que nunca antes había experimentado: “No quiero vivir en Estados Unidos, no quiero ser un biólogo haciendo experimentos en un laboratorio. Me vuelvo a mi país. ¡Chau, Harvard!”. Inmediatamente después de esa decisión, mis dolores se fueron calmando como si me hubiesen dado la medicina esperada, hasta que se fueron por completo tres años más tarde, cuando ya estaba de vuelta en Buenos Aires.

Después de esa experiencia, me volví un experto en el arte de cambiar. Como me gusta decir, pasé a ser mi primer conejillo de Indias en todo lo que enseño, tanto en la universidad como en las organizaciones donde trabajo hace cinco años. Experto en abandonar lugares en los que ya no quiero estar, pero, sobre todo, en advertir cuáles son. Un gran trabajo de autoconocimiento gracias a terapia, meditación, correr y saber parar la pelota de vez en cuando. En esto último tengo mucho por mejorar.

Vivimos queriendo cambiar aspectos de nosotros mismos que no nos hacen felices. “Empiezo la dieta el lunes”; “Sé que no es la persona para mí”; “Quiero aprender a nadar”; “Me gustaría ser distinto en el trabajo”; “Si me animara a tomar ese avión…” A veces lo intentamos, otras nos da tanto miedo el fracaso que nos quedamos a mitad de camino o ni siquiera empezamos, y luego nos culpamos y castigamos por no generar el cambio tan deseado.

¿Por qué los cambios nos cuestan tanto? En los últimos años, investigadores de las más variadas disciplinas, desde la neurociencia, sociología y psicología hasta el management, nos han confirmado lo que todos nosotros sabemos muy bien: el cambio es difícil. Y esto es una verdad. El cambio es, al mismo tiempo, delicado, frágil, caótico y complejo. Una de las razones principales de esta dificultad es que los sistemas complejos, como la mente humana, tienden a la homeostasis, es decir, a equilibrar el movimiento en una sola dirección, con mínimos movimientos compensatorios en la dirección opuesta. En otras palabras, si te sentís confortable con tus pensamientos, emociones y comportamientos, entonces sos consistente como persona. Pero si no, entrás en conflicto. Cambiar muchas veces implica entrar en conflicto. Esto significa admitir que comportamientos de tu pasado estaban mal o simplemente no te hacían feliz, y esta ruptura con el pasado es un gran disparador de ansiedad. Ansiedad que se establece por la inconsistencia entre lo que hiciste —o cómo lo hiciste— en el pasado y tus nuevas creencias del presente. Si sos de los que creen que siempre todo tiene que “estar bien”, o que siempre tenés que “tener razón”, entonces lo más importante para vos es que estés simplemente “bien”. Pero muchas veces eso va en detrimento de tu felicidad, como me sucedió durante mis últimos años en Boston. Cambiar es aceptar que no siempre vas a estar bien, ni siempre vas a tener razón, ni siempre vas a querer lo mismo para tu vida porque, por suerte, vamos evolucionando.

EnCambio te va a explicar cómo funcionan tu mente, tus pensamientos y tus emociones, con la intención de que te conozcas más a vos mismo. Porque ese conocimiento te va a permitir producir cambios en el nivel cerebral, y eso implica cambiar. Creo firmemente que es a través del conocimiento profundo de tu cerebro que vas a poder modificar conductas y ciertos hábitos que no te dejan ser feliz. Así como te enseñé en ÁgilMente, las neurociencias están pasando por un gran momento, y de los hallazgos científicos podemos extraer excelentes herramientas para vivir mejor y para construir una especie de manual de instrucciones de nuestro cerebro.

Nuestra subjetividad, tan propia del ser humano, nos hace únicos. Y el mundo interno que todos tenemos en nuestra cabeza es un lugar exquisito, muy fértil, lleno de pensamientos, emociones, recuerdos, sueños, esperanzas y deseos. Pero también puede ser un lugar tumultuoso, agitado, con miedos, arrepentimientos, pesadillas, penas y terrores. Todos nos hemos sentido sobrepasados alguna vez y dominados por estas últimas sensaciones. Algunas de ellas son pasajeras: una pelea con alguien que querés, un mal día en el trabajo, ansiedad ante un examen, incluso a veces no podés explicar por qué ese día, o esa noche, te sentías así. Y otras sensaciones parecen destinadas a convertirse en parte de tu esencia, de tu carácter, incluso de tu personalidad, y todo esto, sin que te des cuenta. Te decís que no podés cambiar, que sos así. Es como si estuvieras en piloto automático, comportándote y reaccionando ante las diversas situaciones de tu vida siempre igual, o de manera muy parecida, casi sin pensar. Esto no es casual. Estas reacciones automáticas son determinadas por patrones cerebrales que vas construyendo a lo largo de tu vida. Como las piezas de un dominó, arman una especie de reacción emocional en cadena. Ante disparadores y eventos similares, tendés a reaccionar igual. Y cuando tenés el tiempo de mirar hacia atrás, te das cuenta de que esas reacciones ya no te hacen bien. No te sirven, no te hacen mejor persona. No ayudan a que te conozcas mejor, ni a alcanzar eso que anhelás. Parecés estar atrapado en tu cerebro y los patrones que construiste.

Quiero ayudarte a que examines de cerca y alumbres estos procesos por los cuales pensás, sentís y te comportás de determinada manera. Para que puedas pensarlos y luego re-esculpirlos. El objetivo es que adviertas el potencial que tiene tu cerebro para cambiar y la capacidad que tenés vos para modificarlo. Voy a transmitirte el conocimiento y las herramientas para que, por un lado, aprendas a conocerte más y mejor, punto de partida fundamental para lograr un mayor bienestar en tu vida. Y por otro lado, para que puedas, de manera eficiente, cambiar pensamientos, emociones, acciones e inacciones que entorpecen la vida que querés para vos, con el fin de conseguir objetivos a largo plazo, en tu vida personal o profesional.

Con ÁgilMente comencé la extraordinaria aventura de compartir mis años de estudio y de experiencia con los demás. Quise decodificar esa fuente enorme de saber que encontré en la ciencia y compartirla con otros. Cuando comencé a pensar cómo pasé del laboratorio a las librerías, me di cuenta de que fue gracias a que había logrado cambiar. Ahora es tiempo de que comparta esto con ustedes. Luego de leer EnCambio vas a tener más libertad de elección en tus acciones diarias y, de esta forma, más poder para crear tu presente y tu futuro. Ser el autor de tu propia historia. Te voy a dar conocimientos en forma de herramientas para que puedas mejorar y hacerte cargo de tu cerebro. Pero, como verás, todo esto no es sencillo, sino que vas a tener que trabajar duro. Vale la pena.

La cuestión: cambiar

Voy a hacer un cambio, por una vez
en mi vida. Me sentiré realmente bien,
lo voy a hacer distinto, lo voy a hacer bien.

MICHAEL JACKSON

El cerebro es diferente de todos los otros órganos del cuerpo. Mientras que el hígado y los riñones se gastan luego de ciertos años de uso, el cerebro se afila cuanto más se usa. En realidad, mejora con el uso.

RICHARD RESTAK

El tipo de vida que vivirás mañana
comienza con tu mente del hoy.

JOE BATTEN

Cambiar. Esa es la cuestión. Casi como en un debate interno permanente, vivimos planteándonos si aquello que nos perturba seguirá siempre ahí, acechándonos desde el backstage de nuestra mente, o si podremos dar un giro y despistarlo para siempre. A veces nos gana el optimismo y creemos que sí. Otras veces los pensamientos negativos nos arrastran a un callejón sin salida. Pero no es cuestión de levantarnos con el pie derecho o el izquierdo. Es ciencia. Y la ciencia dice que sí. ¿Es posible? Sí. ¿Es sencillo? Sí. ¿Es fácil de lograr? No. Tu mente tiene la capacidad de modificar la fisonomía de tu cerebro y lograr lo que te propongas cambiar. Pero tenés que conocerlo mejor que nadie y saber cómo funciona para destrabar los circuitos que están ahí aparentemente fijos.

Empecemos por el principio. Cerebro y mente. Mente y cerebro. Es bueno que desde ahora tengas en claro que no son lo mismo. No son sinónimos. Tu cerebro es como un hardware y tu mente como un software. El cerebro está constituido por tus neuronas y sus conexiones —llamadas sinapsis—, que forman circuitos o “cables”. La mente o actividad mental son tus pensamientos y emociones que corren por tu sistema operativo, que es el cerebro. EnCambio te va a mostrar cómo usar tu mente para modificar tu cerebro, es decir, para cambiarlo. Tu mente es una fuente de actividad tal que, mediante entrenamiento y autoconocimiento, puede modificar la estructura de tu cerebro.

El potencial cerebral que tenés para crecer, aprender y desarrollarte es todavía desconocido para vos. Pero la ciencia hoy nos muestra que ese potencial es enorme y no declina tanto con la edad, como se pensaba. Tu cerebro posee esta increíble capacidad de cambio. Puede crecer y cambiar en respuesta a tus experiencias de vida, y al igual que tu cuerpo, tu cerebro mejora en lo que vos le pidas que haga.

Las creencias sobre la posibilidad que tenés para cambiar son fundamentales: pueden levantar o cerrar la barrera hacia el cambio que pretendés. Es decir, que creas o no que podés cambiar puede ser la llave de tu felicidad, pero también de tus miserias. Ahí sí entran en juego tu actitud, tus pensamientos y tus emociones, o sea, la materia prima de tu mente.

¿Y qué pasa con el contexto? ¿Creés que la actualidad nos exige una mayor capacidad de adaptación y cambio? Si bien todo parece indicar que sí, existe un concepto erróneo sobre la lenta y gradual aparición de cambios durante la prehistoria humana. El hombre siempre ha tenido que enfrentar y adaptarse a cambios muchas veces drásticos, y el cambio ha sido siempre parte de su experiencia. Y, por supuesto, no todos los cambios han sido iniciados por el clima o eventos del ambiente. El cambio siempre ha sido difícil, pero también inevitable.

Partimos de supuestos sobre nosotros mismos. “Yo soy bueno para las matemáticas —o para las ciencias sociales— pero no soy inteligente”, etc. Suponemos que somos lo que nos tocó: bueno para los deportes, malo para lo intelectual. Para cambiar tenés que elegir quién querés ser más allá de lo que te haya “tocado” en la repartija genética y más allá de las influencias culturales de tus progenitores. Para lograrlo, corremos con una ventaja: hoy sabemos que primero tenés que saber quién sos y quién querés ser. Este libro te aportará el conocimiento y las herramientas para mejorar en este aspecto.

Lo que sí o sí está claro como el agua es que sólo podés ser quien realmente querés ser si tu cerebro funciona bien. Cómo funciona este complejo y fascinante órgano determina cuán feliz y qué tan efectivo sos, y cómo interactuás con los demás. Los patrones cerebrales que vas construyendo a lo largo de tus experiencias ayudan o lastiman cada aspecto de tu vida, como también tus momentos de placer y dolor. En la actualidad, muchos estudios reflejan que problemas como la ansiedad, el enojo, la distracción, la depresión y algunas obsesiones compulsivas, no son puramente psicológicas sino que además están relacionados con la fisiología del cereb ...