Loading...

CUENTOS MONTESSORI PARA LAS BUENAS NOCHES

Marta Prada  

0


Fragmento

Capítulo 1. Despedir el día en conexión

Durante algún tiempo me frustré porque cuando le preguntaba a mi hijo cómo le había ido el día en la escuela no me contaba nada. Sin embargo, mi frustración desapareció cuando comprendí que no era una decisión consciente. Contar implica haber procesado todo lo vivido y eso lleva su tiempo.

Finalmente dejé de preguntarle: «¿Qué tal la escuela?». Los niños viven el momento presente y centran su atención en él. Salirse de ahí es como irse de una fiesta cuando han sacado el pastel: no les gusta.

El reencuentro con los niños, después de la escuela o el trabajo, es un momento clave de reconexión, de cambio, de cobijo.

El niño ha pasado unas horas separado de sus figuras de apego, ha vivido diferentes situaciones y emociones. Necesita que entremos en su momento y lo hagamos nuestro, necesita sentirse acompañado de nuevo. En el reencuentro no está la necesidad del niño de contar, sino la nuestra de saber.

Si te reencontrases en el aeropuerto con un ser querido después de cinco años sin verle, no pensarías en preguntarle qué ha estado haciendo. ¿Qué haríamos seguramente? Abrazarle, sonreír, besar, hacer cualquier comentario en tono de broma que nos ayudase a romper el hielo… Es posible que, unas horas más tarde, ya comenzaseis a contaros cosas después de esa conexión inicial.<

Recibe antes que nadie historias como ésta