Loading...

ALDO MARíN

Juan Cristobal Guarello  

0


Fragmento

Nota preliminar

Este libro iba a ser una suerte de relato hagiográfico sobre mi padre y su trabajo como abogado en los consejos de guerra luego del golpe de Estado de 1973. En un errático camino, donde el libro nunca apareció ni siquiera como esbozo, me tropecé con la increíble historia de Aldo Orlando Marín Piñones. Su hijo, Aldo Marín Morales, se contactó con mi hermana Margarita para contarle que nuestro papá, Fernando Guarello, había salvado al suyo de ser fusilado al rescatarlo desde el Estadio Chile. Era, en principio, uno de tantos salvados y uno de los tantos testimonios que formarían el libro que jamás iba a ser escrito.

A Aldo Marín Morales yo lo conocía, pero no lo sabía. Me topaba con él periódicamente en las casetas del Estadio Nacional, donde ejercía vocacionalmente, y poniendo dinero de su bolsillo para financiar modestos programas de radio, el periodismo partidario. Era una de tantas caras anónimas —pero recurrentes

Recibe antes que nadie historias como ésta