Loading...

CóDIGO AMéRICA

Carlos Basso Prieto  

5


Fragmento

Capítulo 1

Buenos Aires, Argentina

13-14 de mayo de 2017

Era ya casi la medianoche y los dos soldados del Regimiento de Granaderos a Caballo General San Martín se miraban incómodos, pues era la primera vez que hacían esa guardia juntos y casi no se conocían. Pese a que a esa hora la capilla Nuestra Señora de la Paz estaba completamente vacía, ambos se mantenían firmes en su posición, en el acceso ubicado al interior de la extraña catedral de Buenos Aires, la única en América Latina en cuyo frontispicio no se aprecia cruz alguna. De hecho, era habitual que los turistas que llegaban a la Plaza de Mayo confundieran ese inmenso edificio con una facultad de Derecho o algo semejante, debido a las doce enormes columnas corintias de su fachada.

Otros apostaban a que era una sede de la masonería, pues en el centro del friso que presenta en su fachada lo que más destaca es el conjunto de tres figuras, que representa las famosas pirámides de Keops, Kefrén y Micerino.

Los guías turísticos siempre se apresuran en aclarar que en realidad el edificio es una réplica exacta del Palacio Borbón de París (donde sesiona la Asamblea Nacional) y que el friso, creado por el francés Joseph Dubourdieu entre 1863 y 1869, representa una escena donde se ve a Jacob en Egipto.

Si bien esa es la explicación oficial, no faltan los escépticos que quieren ver en la imagen de las tres pirámides alguna correspondencia con el enorme obelisco de Buenos Aires, que se perfila a unas seis cuadras hacia el occidente, o con la pirámide (un obelisco, en realidad) en la Plaza de Mayo, a unos cien metros de allí, columna rematada por una escultura de la Libertad, creada también por Dubordieu, la que luce en su cabeza el gorro frigio que también figura en el escudo nacional de Argentina.

En todo aquello pensaba esa noche uno de los soldados.

—¿Vos de verdad creés que todo esto sea pura coincidencia? —preguntó de pronto el voluntario segundo José Aguirre a su compañero, del mismo grado.

Ambos vestían el vistoso uniforme rojo, azul y amarillo del regimiento que en 1812 creara el libertador José de San Martín, parados al lado de su tumba, en la capilla Nuestra Señora de la Paz, donde permanecen los restos mortales de San Martín, el hombre que gestó la liberación de Argentina, Chile y Perú, y cuyos restos mortales son custodiados día y noche por los granaderos.

Lezama, el otro soldado, le preguntó a Aguirre de qué diablos hablaba.

—De todo lo que se dice, ché, de eso de los masones y los símbolos. ¿Sabés que si te parás en Google Maps y tirás una línea recta entre la Pirámide de Mayo y el Obelisco hay un kilómetro exacto?

—¿Y eso qué significa?

—Y qué sé yo, pero es raro, ¿no? —retrucó Aguirre.

—Puede ser.

—Y mirá, fijate en el féretro de mi general —le pidió.

Aguirre había dejado a un lado la espada que debía mantener en forma permanente entre sus manos, en las que tenía, en cambio, un smartphone Samsung. Su sueño era tener un iPhone, pero aún estaban muy caros, inalcanzables para un muchacho de origen modesto como él.

En la pantalla del celular aparecía una imagen, en la que se veía una especie de corte seccional de la tumba. Allí se apreciaba que al tope del mausoleo, a casi tres metros de altura, figuraba una especie de ataúd negro, sostenido sobre una enorme base de mármol rosa que, a su vez, descansaba sobre otra base de la misma piedra de color rojizo.

No obstante, como lo mostraba ese dibujo, todo eso no era más que una escultura mortuoria, pues el ataúd en realidad estaba entre el suelo y el subsuelo, inclinado en unos 45 grados, con la cabeza apuntando hacia abajo y los pies hacia arriba.

Sin embargo, Lezama no entendió de qué le estaba hablando su compañero.

—¿Que mire qué? —preguntó, observando la bandera argentina, que recubría parte del féretro, y la placa conmemorativa situada debajo de la estatua principal, donde se leía:

TRIUNFÓ EN SAN LORENZO - 1813

AFIRMÓ LA INDEPENDENCIA ARGENTINA - 1816

PASÓ LOS ANDES - 1817

LLEVÓ SU BANDERA EMANCIPADORA A CHILE, AL PERÚ Y AL ECUADOR

1817 - 1822

—Acá, hombre, mirá, mirá como enterraron a mi general —reclamó Aguirre, plantándole la pantalla del celular casi encima de la cara. Lezama se echó un poco hacia atrás, cegado por el brillo, y observó la figura.

—Pelotudeces de internet. Y si fuera así, no entiendo a quién carajo le podría interesar —respondió, acomodándose la gorra azul con borlas y penachos rojos, tocada al tope con una cinta amarilla.

El granadero Aguirre le respondió casi enojado.

—¿Que a quién le puede interesar? ¡A cualquiera que se interese por la historia argentina, boludo! Mirá, San Martín fue masón, ¿vale? Pues bien, se murió en Francia y cuando trajeron su cuerpo a la Argentina lo quisieron enterrar aquí, pero la iglesia se oponía, por eso de que era masón y ellos están excomulgados; vos sabés eso, supongo, si todos lo sabemos. Finalmente los curas accedieron a construir esta capilla, al inicio de la catedral, pero exigieron que la cabeza del féretro estuviera unos centímetros más baja que los pies, como señal de que San Martín se iría al infierno...

—Patrañas de viejas —respondió Lezama.

—Lo leí en un diario —argumentó Aguirre, como prueba suficiente y total de sus dichos.

Lezama abandonó la posición de firmes por primera vez en la noche. Se acomodó el terciado de cuero blanco que atravesaba su pecho y comenzó a caminar alrededor del panteón, observando las placas que había por sus cuatro costados y leyéndolas en voz alta.

—Mirá, ché, leé. Esta dice: «Redimió el Perú y fundó su independencia». Esta otra: «El pueblo argentino agradecido a la memoria de su gran capitán por iniciativa del presidente Dr. Avellaneda». Acá: «José de San Martín, guerrero de la independencia argentina, Libertador de Chile y del Perú, nació el 25 de febrero de 1778 en Yapeyú, murió el 17 de agosto de 1850 en Bolougne sur Mer, aquí yace». Y la última: «Vencedor en Chacabuco y Maipo, proclamó la independencia de Chile, 1817-1820». Vos mirás demasiada tele, ché. Aquí no hay nada masónico —espetó a Aguirre.

Este no se amilanó. El último texto se hallaba en la parte trasera de la tumba, grabado en un atrio de mármol que tenía además el escudo chileno. Sobre el mismo descansaba una escultura que representaba a una mujer, envuelta en una túnica y con uno de sus pechos al descubierto.

—Mirá bien esta escultura —pidió Aguirre.

—Y la estoy viendo. —replicó Lezama, ya enfadado.

—¿No te das cuenta?

—¿De qué?

—¡De esto, pues carajo! —le gritó ya francamente enojado, indicándole con la mano derecha una especie de cola que se veía al lado del pie derecho de la mujer, una suerte de cola terminada en un tridente o algo así.

—¿Qué? ¿Pensás que esta mujer es una representación del diablo o algo así? —preguntó Lezama.

—Y yo no sé, pero es muy extraño.

—Puede ser cualquier cosa, estás alucinando. Y que yo sepa los masones no tienen nada que ver con el diablo —decía Lezama, cuando un ruido muy fuerte y sordo los interrumpió. Aguirre había estado varias noches en la custodia de ese lugar y ya estaba habituado a los sonidos de la catedral, solo interrumpidos de cuando en cuando por algunos de los rondines que entraban y salían, cuyo paso siempre estaba antecedido por el tintineo de los manojos de llaves que portaban.

Aguirre lo hizo callar, devolviéndose hacia el frontis del mausoleo donde había dejado su espada. La tomó y miró hacia fuera, al inicio de la nave de la catedral, y eso fue lo último que vio. Un disparo percutado con una pistola Astra de 6.35 milímetros, con silenciador, penetró su nuca.

Lezama se quedó muy quieto mirando el cadáver de su compañero, sin decir palabra alguna, y aún con el arma en la mano caminó hacia el acceso derecho de la catedral, donde tres figuras vestidas de negro y con pasamontañas del mismo color emergieron desde las sombras, dejando en medio de los primeros escaños el cadáver de uno de los rondines.

Los recién llegados vestían uniformes negros tipo comando, y recubrían sus cuerpos con chalecos, perneras y hombreras antibalas. Saludaron a Lezama con un leve movimiento de cabeza y abrieron sus mochilas, de las cuales extrajeron cortadoras de discos adiamantados.

El que parecía ser el jefe del equipo miró el cronómetro que portaba en la muñeca. Constató que ya eran las doce y tres. En un minuto más debía comenzar la maniobra de distracción, destinada a concentrar a la Policía Federal Argentina (PFA) en un sector cercano, pero suficientemente alejado de allí como para suponer que podrían cumplir su misión en calma. Incluso contaban con que los equipos antimotines que la PFA tenía destacados en forma permanente al otro lado de la Plaza de Mayo, casi en la esquina de la Casa Rosada, serían despachados también hacia allá.

Una vibración en su celular indicó al más alto de los tres que todo estaba en marcha.

—Ahora —musitó el jefe, y sus subordinados comenzaron a rasgar las entrañas del mausoleo. Si hubiera podido mirar hacia fuera, habría visto cómo las dos radiopatrullas de la PFA y el carro lanzagua que estaban en Hipólito Yrigoyen, casi frente a la calle Defensa, y cuyo objetivo era controlar a los piqueteros que alojaban en la plaza, salían raudos en dirección a una emergencia que desde hacía años se temía en la Argentina: un nuevo atentado en contra de intereses judíos. Luego de las bombas de 1992 y 1994, puestas en la Embajada de Israel y en la Asociación Mutual Israelita Argentina, la AMIA (cuya última secuela fue la misteriosa muerte del fiscal Alberto Nisman), lo que más se temía era que dicha historia se pudiera repetir.

Recibe antes que nadie historias como ésta