Loading...

HéROES 2

Jorge Baradit  

0


Fragmento

La primera entrega de Héroes se publicó en septiembre de 2019, un mes antes del estallido social del 18 de octubre. En las palabras finales de ese libro me referí a la necesidad de revisar nuestro panteón de héroes, examinar si las estatuas que pueblan las ciudades nos representan a todos, si esos personajes son ejemplo para las mayorías. Un mes después, el pueblo de Chile salió a las calles como una marea incontenible, dispuesto a exigir una sociedad mejor donde hubiera espacio para los trabajadores, los obreros, las profesoras y los empleados de todo tipo.

En el cúmulo de eventos —marchas, asambleas y cabildos, entre tantos otros—, en el que los ciudadanos se congregaron, estos se expresaron artísticamente, crearon diarios, programas online, canciones, espacios de reflexión y ollas comunes; hicieron a su vez efectivo el ejercicio de revisar la historia y emitir un juicio a través de un gesto violento pero metafórico: el derribamiento de estatuas de ciertos personajes. De inmediato se armó una polémica: la gente ligada a la Historia, al patrimonio y los opositores a la movilización hablaron de vandalismo. Otros, entre los que me cuento, entendimos la acción no como un intento de destruir y borrar, sino de manifestar un repudio a la herencia histórica de esos personajes.

Al derribar el monumento a Pedro de Valdivia o al gobernador de Chile Horacio de Quiroga, es obvio que los activistas denunciaban la Conquista, el genocidio y la esclavitud colonial; al derrumbar a O’Higgins, la tradición de un gobierno militarista y autoritario; al abatir a Portales, protestaba

Recibe antes que nadie historias como ésta