Loading...

ISADORA MOON CELEBRA SU CUMPLEAñOS (ISADORA MOON)

Harriet Muncaster  

0


Fragmento

cap1.jpg

Isadora Moon: ¡esa soy yo! Y este es Pinky. Es mi mejor amigo. Lo hacemos todo juntos. Algunas de nuestras cosas favoritas son: volar entre las estrellas por el cielo nocturno, preparar meriendas con purpurina en mi juego de té de murciélagos y ensayar nuestro ballet.

pag9.jpg

Últimamente hemos estado ensayándolo mucho y haciendo representaciones para mamá y papá. ¡He descubierto que la capa de vampiro de papá es un buen telón! Queda especialmente bien con estrellitas plateadas pegadas con pegamento…, aunque creo que papá no está de acuerdo. Parecía un poco enfadado la última vez que vio su mejor capa convertida en telón.

—¡Está cubierta de estrellas! —protestó—. No soy un mago, ¡soy un vampiro! Los vampiros no tienen capas estrelladas.

Recibe antes que nadie historias como ésta

Me sentí un poco mal, pero luego todo se arregló, porque mamá hizo un gesto con la varita y las estrellas desaparecieron. Puede hacer cosas así porque es un hada. Fue ella la que hizo que mi peluche Pinky cobrara vida.

—¡Ya está como nueva! —dijo sentándose en una de las sillas que Pinky y yo habíamos preparado para el público.

Papá también se sentó con Flor de Miel, mi hermanita bebé, en el regazo, y los tres esperaron a que empezara la función.

pag11.jpg

—Bueno —le dije a Pinky en voz baja, detrás de nuestro telón sin estrellas—. ¿Recuerdas los pasos?

Pinky asintió e hizo un arabesque perfecto. Se está convirtiendo en un gran bailarín. Le di el visto bueno levantando el pulgar.

—¡Vamos! —susurré.

Salimos de detrás del telón dando un salto en un magnífico grand jeté. Mamá y papá nos aclamaron y aplaudieron. Pinky empezó a hacer piruetas de puntillas. Yo di giros y vueltas con mi brillante tutú negro.

—¡Espectacular! —exclamó papá.

—¡Encantador! —dijo mamá, y entonces sacudió su varita para que cayera sobre nosotros una lluvia de pétalos rosas.

pag13.jpg

Al final del espectáculo hice una profunda reverencia, Pinky inclinó la cabeza, y mamá y papá nos vitorearon más todavía. Hasta Flor de Miel nos aplaudió con sus manitas regordetas.

—¡Ha sido realmente maravilloso! —dijo mamá—. ¡Y muy profesional!

Pinky parecía muy orgulloso e infló el pecho, adornado con su elegante chaleco de rayas.

pag14.jpg

—¡Un día seréis primeros bailarines de un teatro! —dijo papá.

—¡Eso espero! —asentí yo mientras cruzábamos la habitación de puntillas elegantemente, y seguíamos a mamá y papá escaleras abajo hasta la cocina para tomar el desayuno. Eran las ocho de la noche, pero en casa siempre tomamos dos desayunos: uno por la mañana y otro por la noche. Lo hacemos así porque papá duerme durante el día. Toma su desayuno por la noche antes de emprender su vuelo nocturno.

—¡Quiero ser igual que Tatiana Tutú! —dije mientras untaba mi tostada. Tatiana Tutú es mi bailarina favorita de todos los tiempos.

Nunca la he visto en persona, pero no me lo pierdo cuando sale en televisión, y tengo un cuaderno especial lleno de fotos de ella. Recorto las fotos de las revistas y las decoro con estrellas de lentejuelas y brillantina plateada.

pag16.jpg ...
          </div>
        </div>
      </div>
    </div>
    <div class=

¡No te lo pienses más y disfruta del libro entero!

Comprar en:

Descubre otros libros de

Compártelo: