Loading...

LA ISLA DEL TESORO

Robert Louis Stevenson  

0


Fragmento



Índice

La isla del tesoro

Prólogo

Los primeros años de Stevenson y los antecedentes de «La isla del tesoro»

Stevenson y su padre

Redacción, publicación y recepción

Primer plan de Stevenson para «La isla del tesoro»

El mapa de la isla del tesoro

El legado de «La isla del tesoro»

Cronología

La isla del tesoro

Al comprador indeciso

Primera parte. El viejo bucanero

I. El viejo lobo de mar en el Almirante Benbow

II. Perro Negro aparece y desaparece

III. La señal negra

IV. El cofre del marinero

V. El fin del ciego

VI. Los papeles del capitán

Segunda parte. El cocinero de a bordo

VII. Parto para Bristol

VIII. En la muestra de El Catalejo

IX. Pólvora y armas

X. El viaje

XI. Lo que oí desde el barril de manzanas

XII. Consejo de guerra

Tercera parte. Mi aventura en tierra

XIII. Cómo empecé mi aventura en tierra

Recibe antes que nadie historias como ésta

XIV. El primer golpe

XV. El hombre de la isla

Cuarta parte. La empalizada

XVI. El doctor prosigue la narración: cómo fue abandonado el buque

XVII. El doctor prosigue la narración: el último viaje del chinchorro

XVIII. El doctor prosigue la narración: el final de la lucha del primer día

XIX. Jim Hawkins reanuda la narración: la guarnición en la empalizada

XX. La embajada de Silver

XXI. El ataque

Quinta parte. Mi aventura en el mar

XXII. Cómo empecé mi aventura en el mar

XXIII. El reflujo

XXIV. La excursión del coracle

XXV. Arrío la bandera negra

XXVI. Israel Hands

XXVII. «Pesos duros españoles»

Sexta parte. El capitán Silver

XXVIII. El campo enemigo

XXIX. Otra vez la señal negra

XXX. Bajo palabra de honor

XXXI. La búsqueda del tesoro: la indicación de Flint

XXXII. La búsqueda del tesoro: la voz entre los árboles

XXXIII. La caída de un caudillo

XXXIV. El final

Apéndices

Apéndice A: R.L. Stevenson, «Mi primer libro» (1894)

Apéndice B: Enigmas y misterios

Notas

Biografía

Créditos

Robert Louis Stevenson (1850-1894) nació en Escocia. Su natural enfermizo propició una infancia dedicada a la lectura y la invención de historias. Hijo y nieto de constructores de faros, estudió derecho en la Universidad de Edimburgo. A partir de los veintiséis años, empezó a viajar en busca de climas más benignos para su tuberculosis. Se casó con una mujer mayor que él, Fanny Osbourne, divorciada y con hijos. Entre sus libros más célebres hay que citar el inmortal La isla del tesoro (1881), La Flecha Negra (1883), El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde (1886), El señor de Ballantrae (1889) o Cuentos de los mares del Sur (1893). También fue autor de sencillos y memorables versos. Pasó los últimos años de su breve vida navegando por el Pacífico Sur, hasta que recaló en Upolu, una de las islas Samoa, donde se construyó una casa en la que, a los cuarenta y cuatro años, murió de un ataque cerebral. Los aborígenes de la isla, que le habían bautizado con el nombre vernáculo de Tusitala («contador de historias»), velaron su cuerpo durante toda la noche. Está enterrado en el monte Vaea, frente al mar.

John Andrew Sutherland (Reino Unido, 1938) es un reconocido escritor, columnista y catedrático emérito de literatura moderna inglesa en el University College de Londres. De entre su obra destacan el Longman Companion to Victorian Fiction (1989) y Lives of the Novelists: A History of Fiction in 294 Lives (2011). Ha editado y anotado con rigor y pasión dos de las más célebres novelas de Stevenson: La flecha negra para Penguin Classics (2011) y La isla del tesoro para Broadview Press (2011).

Jordi Beltrán es el traductor de un buen número de obras y autores, entre los que se cuentan Roald Dahl, Patricia Highsmith, Robert Louis Stevenson y el Premio Nobel de Literatura V. S. Naipaul.

1. Stevenson a su amigo W. E. Henley, cojo de una pierna y en quien se inspiró para crear a John Silver, Bradford A. Booth y Ernest Mehew, The Letters of Robert Louis Stevenson, 7 vols., Yale UP, New Haven y Londres, 4.129; citado en adelante como Letters.

2. Véase Apéndice A.

3. Viajes con una burra, 1879.

4. Lloyd —conocido por la familia como «Sam»— aparece descrito a menudo como un niño de doce años, pero su cumpleaños era en abril, y en el momento de la gestación de La isla del tesoro tenía trece años y unos meses.

5. Ian Bell, Dreams of Exile, Robert Louis Stevenson, Headline Publishing, Londres, 1993.

6. Margaret Mackay, The Violent Friend: The Story of Mrs Robert Louis Stevenson, Doubleday, Nueva York, 1968, p. 147.

7. El villano con una sola pierna de La isla del tesoro estaba inspirado, según confesó Stevenson, en su amigo William Ernest Henley (1849-1903), un hombre de letras victoriano que perdió una pierna debido a una infección de tuberculosis a finales de la década de 1860. En 1875, dejó constancia de su victoria sobre su cuerpo en su poema más conocido, «Invictus». Él y Stevenson se conocieron en el hospital y se hicieron íntimos amigos. A pesar de que afirmó que Silver está «totalmente basado en ti», es probable que en algún lugar de su mente conservara recuerdos del capitán Ahab de Herman

Melville (en Moby Dick, 1851). El título de la obra de teatro es Deacon Brodie; or, The Double Life, publicada de forma privada en 1880.

8. Fanny ofrece un testimonio irónico y divertido de esas semanas frías y lluviosas en su «Prefatory Note» a La isla del tesoro, en el volumen 5 de la edición «Tusitala» de las obras completas de Louis Stevenson (Scribners, Nueva York, 1922).

9. Frederick Marryat (1792-1848); R. M. Ballantyne (1825-1894); W. H. G. Kingston (1814-1880); G. A. Henty (1832-1902). Para leer una referencia ingeniosa de Stevenson a esos queridos escritores de su infancia, véase el poema introductorio «Al comprador indeciso».

10. «Mi primer libro», donde Stevenson fecha el episodio erróneamente en «septiembre». Para una versión distinta del suceso original, véase «Primer plan de Stevenson para La isla del tesoro»

11. Letters 3.226. El comentario de Fanny sobre la voz de Louis aparece en la edición «Tusitala».

12. Véase «Primer plan de Stevenson para La isla del tesoro».

13. Stevenson fue sincero respecto al material que tomó prestado para La isla del tesoro. Sin embargo, en el extenso catálogo de «plagios» confesos de Washington Irving, Frederick Marryat, Edgar Allan Poe, James Fenimore Cooper, R. M. Ballantyne y otros, falta un nombre. Fue Robert Leighton (1858-1934) quien llamó la atención sobre ese nombre. Futuro novelista respetado y redactor literario del Daily Mail, en 1881 Leighton trabajaba de ayudante de redacción de James Henderson en Young Folks.

Escribiendo en The Academy en marzo de 1900, Leighton recordó que a principios de 1881 —supuestamente, en algún momento antes de finales de agosto— James Henderson se había ofrecido a aceptar una narración de Stevenson y, «para indicar el tipo de relato que deseaba para Young Folks, le dio a Stevenson unos ejemplares de la revista que contenían una novela por entregas de Charles E. Pearce titulada Billy Bo’swain». La novela, como Leighton señala, tenía un mapa y un tesoro escondido: «Su esquema y construcción eran parecidos». Esta afirmación contradice la opinión heredada según la cual la historia se había originado por completo en Braemar, dentro de la familia, con el dibujo del famoso mapa en el caballete de Lloyd y sin pensar en el mercado de Londres. A partir de lo que él sabía, Leighton mantuvo que «siempre he creído que Stevenson escribió La isla del tesoro con los ojos puestos en Young Folks».

Leighton lanzó la bomba tras la muerte de Stevenson y seis años después de que «Mi primer libro» hubiera dejado constancia de una versión radicalmente distinta del origen de La isla del tesoro. Ello desencadenó una acalorada discusión en las columnas de The Academy sobre si La isla del tesoro contenía también un plagio, no mencionado, de Billy Bo’swain.

14. Sir Edmund Gosse (1849-1928) fue un poeta inglés; Sidney Colvin (1845-1927) fue un crítico de arte y literatura inglés. Véase Frank McLynn, Robert Louis Stevenson, Random House, Nueva York, 1994, p. 197.

15. Escritor escocés (1839-1905). El doctor Japp se hospedó en Braemar con los Stevenson y quedó cautivado por El cocinero de a bordo. Se llevó lo que Stevenson llama «el manuscrito» a Londres. El motivo de su visita a Braemar, afirma Stevenson en «Mi primer libro», era que «había recibido el encargo [...] del señor Henderson de descubrir a nuevos escritores para Young Folks» (véase Apéndice A). Posteriormente, Japp negó cualquier intención aparte de un interés mutuo por Thoreau.

16. Las fechas aparecen registradas en el diario de la madre de Stevenson. Su diario sin publicar es una fuente esencial de información sobre este interesante período de la vida de Stevenson y ha sido usado por varios biógrafos del escritor. Más adelante, y mucho después de la muerte de Stevenson, Japp puso por escrito sus recuerdos (no del todo precisos) sobre su visita en el segundo capítulo («Treasure Island and some Reminiscences») de Robert Louis Stevenson: A Record, an Estimate, and a Memorial (Scribner’s, Nueva York, 1905). Un cuarto de siglo más tarde, confesaba haber olvidado las fechas exactas de su visita. En cambio, sí recordaba que la madre de Stevenson estaba presente.

17. Para más información sobre Henderson y su publicación, véase «Redacción, publicación y recepción».

18. Véase el capítulo 21 de la remembranza de Japp citada más arriba («Mr Gosse and the Manuscript of Treasure Island»); y Letters, 3.226.

19. Véase nota 33.

20. El libro era El emigrante por gusto. Narraba las experiencias de Stevenson en su primer viaje a la costa oriental de Estados Unidos, entre 1879 y 1880, poco antes de escribir La isla del tesoro. Al padre de Stevenson le horrorizaron los pasajes sobre los bajos fondos que el libro contenía y compró todos los ejemplares que encontró con el fin de destruirlos y proteger la reputación de la familia en Edimburgo. El texto completo no se reeditó hasta después de la muerte de Stevenson en 1895. Véase también Letters, 3.97.

21. Se llamaban penny dreadfuls («revistas horripilantes a un penique») por su bajo precio y contenido altamente escabroso. La alarma sobre su efecto en los susceptibles lectores jóvenes inspiró la publicación de cómics decorosos como Boy’s Own Paper. Véase la sección dedicada a la redacción y publicación de la novela.

22. Stevenson cambió ligeramente este pasaje respecto a la versión de Young Folks, que dice así: «John se asió a la rama de un árbol, se sacó la muleta de debajo del brazo y, desprovisto de apoyo, cayó de bruces al suelo; pero en ese mismo instante, aquel improvisado proyectil, volando a través del aire, alcanzó al pobre Tom...».

23. Véase Apéndice B, apartado 3.

24. Véase Apéndice A.

25. Para más información sobre los posibles finales de esta amarga novela, publicada póstumamente en 1896, sobre el implacable odio entre un padre y su hijo, véase J. A. Sutherland, ed., El Weir de Hermiston, Everyman Books, Londres, 1992.

26. Frank McLynn, Robert Louis Stevenson: A Biography, Hutchinson, Londres, 1993, p. 197.

27. La versión más meditada del conflicto edípico entre Louis y su padre la ofrece Frank McLynn, op. cit. La fría indiferencia de Jim a la muerte de su padre resulta extraña.

28. Véase nota 13.

29. El retrato más completo de Henderson y sus tratos con Stevenson figura en G. F. McCleary, «Stevenson in Young Folks», Fortnightly (n.s.), 171, febrero de 1949, pp. 125-130.

30. Conocida también como Ley de Educación Elemental y como Ley Foster (por el diputado liberal William Forster, quien propuso el proyecto de ley), esta medida aumentó espectacularmente el nivel de la educación en las islas británicas y, después de 1880, obligó a todos los niños a asistir a la escuela entre los cinco y los doce años.

31. J. A. Hammerton, Stevensonia: An Anecdotal Life and Appreciation of Robert Louis Stevenson, John Grant, Londres, 1910, p. 54.

32. Letters, 3.234 y 4.39.

33. John A. Steuart, Robert Louis Stevenson: A Critical Biography, 2 vols., Little, Brown, Boston, 1924, 1.382.

34. Letters, 4.119-4.120.

35. Letters, 4.218.

36. En «Mi primer libro», Stevenson señala erróneamente septiembre de 1881 como la fecha en que empezó a escribir. Véase Apéndice A.

37. Letters, 3.224-3.225.

38. Véase el poema introductorio «Al comprador indeciso».

39. Un nombre sumamente extraño dadas las circunstancias. La isla de Hispaniola, actualmente compartida por Haití y República Dominicana, era un lugar frecuentado por piratas.

40. En ese pasaje, Stevenson plagia las crónicas del capitán Charles Johnson Historia general de los robos y asesinatos de los más famosos piratas (1724), obra atribuida durante mucho tiempo a Daniel Defoe. En ella, se relata cómo el capitán pirata Edward England causó estragos en el Caribe de 1717 a 1720 y supuestamente inventó la bandera pirata con las tibias y la calavera. Al final fue abandonado por su tripulación (como Ben Gunn) en 1720. Madagascar (donde England murió) es una isla situada frente a la costa de India; Surinam está en el litoral de Sudamérica; Providencia es una isla de las Bahamas; y Portobelo, un puerto del Caribe del que zarpaban los galeones españoles. Los «barcos naufragados» formaban parte de una flota de galeones repletos de monedas de plata que se hundieron durante una tormenta en 1714. Parte del cargamento fue extraído un par de años más tarde. Como Johnson explica, 350.000 reales de a ocho que habían sido rescatados cayeron posteriormente en manos de piratas británicos. Se trataba del capitán pirata John Taylor y la antigua tripulación de England, cuyo barco, el Victory, capturó en abril de 1721 el navío portugués Nossa Senhora do Cabo. A bordo se encontraba el ex virrey de Goa (una colonia portuguesa en India). El dignatario llevaba a bordo una valiosa colección de diamantes.

41. Mientras esperaba a que Fanny obtuviera el divorcio, en octubre de 1879, Stevenson vivió y recorrió a pie Point Lobos, en Monterey, famoso por sus leones marinos. Escribió con entusiasmo sobre las maravillas del lugar a Henley.

42. Letters, 4.300.

43. Véase J. M. Barrie, Peter Pan (versión en novela, 1911), donde el Capitán Garfio aparece descrito como «el único hombre al que el cocinero de a bordo [es decir, Silver] temía» (capítulo 5).

44. Sitio web de la BBC, 26 de marzo de 2010: http://news.bbc.co.uk/2/hi/entertainment/arts_and_culture/8588371.stm.

45. La película de Walt Disney en Technicolor se estrenó en 1950, protagonizada por Bobbie Driscoll en el papel de Jim. Los carteles que la anunciaban estaban dominados por la pérfida imagen de Newton como Silver. La película es hoy recordada ante todo por su interpretación. La isla del tesoro, de Byron Haskin (Walt Disney Productions, 1950).

46. G.K. Chesterton y W. Robertson Nicoll, Robert Louis Stevenson, James Pott & Co., Nueva York, 1906, p. 16 El primer capítulo, «The Characteristics of Robert Louis Stevenson», trata de forma extensa y con grandilocuencia del tema el optimismo de Stevenson.

47. G.K. Chesterton, The Victorian Age in Literature, Henry Holt, Nueva York, 1913, p. 245.

* Castigo consistente en atar al condenado y zambullirlo varias veces en el mar, haciéndole pasar por debajo de la quilla del buque. (N. del T.)

* Nombre popular con que se conoce el edificio que ubica el palacio de justicia de Londres. (N. del T.)

* Antes de la fundación de Scotland Yard, existía una fuerza de policía llamada los Bow Street Runners: literalmente, «los corredores de Bow Street». (N. del T.)

* Bebida alcohólica compuesta de ron o coñac mezclados con agua (caliente por lo general), azúcar y limón. (N. del T.)

* Silver significa plata en inglés. (N. del T.)

* Nombre de la bandera nacional del Reino Unido, en la que se combinan los colores de Inglaterra, Escocia e Irlanda. Fue adoptado en su forma actual en 1801, a partir de la unión de Irlanda con el resto de los países que integran el Reino Unido. (N. del T.)

* Manjar parecido a nuestras gachas de avena y que puede tomarse con sal o azucarado. (N. del T.)

* Apodo que dan los marineros ingleses al diablo. (N. del T.)

* No iban a tardar los amotinados en verse reducidos a ocho, pues el hombre herido por el señor Trelawney a bordo de la goleta murió aquella misma noche. Aunque, por supuesto, esto no lo supimos hasta más tarde.

* Barquilla de reducidas dimensiones, que se emplea para pescar, y fabricada con mimbres revestidos de cuero o lona embreada. Se utiliza en las costas de Irlanda y del País de Gales. (N. del T.)

* [Nota de Stevenson] Ne pas confondre. No piensen en el fino panfleto verde publicado por Andrew Elliot, por el que los caballeros de Inglaterra están dispuestos a pagar desorbitadas sumas (como he comprobado con asombro en las listas de libros), sino en su predecesor, un voluminoso romance histórico sin una pizca de valor, actualmente borrado de la faz de la tierra.

1 [Todas las not ...