Loading...

NO HAY VUELTA ATRáS

Melinda Gates  

0


Fragmento

Introducción

De pequeña, los lanzamientos espaciales eran todo un acontecimiento en mi vida. Me crie en Dallas, Texas, en el seno de una familia católica con cuatro hijos, una madre ama de casa y un padre ingeniero aeroespacial que trabajaba en el programa Apollo.

Cuando era día de lanzamiento, todos nos amontonábamos en el coche, íbamos a casa de un amigo de mi padre —también ingeniero del programa Apollo— y contemplábamos el espectáculo juntos. Aún siento en el cuerpo el suspense de esas cuentas atrás. «Veinte segundos y contando, T menos quince segundos, la orientación es interna, doce, once, diez, nueve, inicio de secuencia de encendido, seis, cinco, cuatro, tres, dos, uno, cero. Todos los motores funcionando. ¡Despegue! ¡Tenemos el despegue!»

Esos momentos siempre hacían que me estremeciera, sobre todo el momento del despegue, cuando los motores se encienden, la tierra tiembla

Recibe antes que nadie historias como ésta