Loading...

PROMETEO ENCADENADO

Esquilo  

0


Fragmento

INTRODUCCIÓN

Esquilo nació en el 525/524 a.C. en Eleusis, un demo de Atenas, célebre en la Antigüedad por sus misterios de Fátima, y hoy por una refinería de petróleo que lanza milagros por sus chimeneas. Esos milagros, transportados por las aves, luego acaban comercializándose en Lourdes. Esquilo fue hijo de un terrateniente, Euforión, y de una madre, de nombre desconocido, como ocurre habitualmente con las mujeres, que ya se sabe que son invisibles. Tuvo tres hermanos varones —Aminias, Euforión y Cinegiro— y una hermana, de nombre también ignorado, como en el caso de su madre, y que se casó con Filopites quien, por ser varón, como se ve, hoy sabemos cómo se llamaba. La hermana de Esquilo dio origen por la vía del parto a un pequeño equipo de tragediógrafos que todavía pervivía, en el siglo IV a.C., en la persona de Astimadante. Esquilo tuvo dos hijos, Euforión y Eveón, que siguieron el oficio del padre. Gracias a ellos —y, sobre todo, a Euforión— se representaron póstumas algunas obras del eleusino.

Esquilo está marcado por las Guerras Médicas. Luchó con gloria, junto con su hermano Cinegiro, en la batalla de Maratón (490 a.C.). Hasta ayer, y ateniéndonos a algunas fuentes antiguas, se decía que también luchó en Salamina (470 a.C.), Platea, Artemisión y Mícale: su participación en estas batallas hoy es cuestionada. Las Guerras Médicas, en las que Grecia, contra todo pronóstico, se impuso al imperio persa, lo marcaron a fuego. Se puede entender bien esta intensísima impronta de la guerra en su vida si pensamos en cómo millones de españoles necesitaron varias décadas de vida para reponerse de la catástrofe de nuestra Guerra Civil.

Lo que han sido París y Nueva York, para tantos cientos de artistas, en el siglo XX, Sicilia, a su escala particular, lo fue para los griegos de la época de Esquilo. Las cortes de los tiranos de Sicilia atraían a los artistas. En el 476 a.C. coinciden en Sicilia Píndaro, Simónides y Baquílides, tres genios de la lírica coral. En este año Hierón de Siracusa funda la ciudad de Etna, a dos pasos de Catania, e invita a Esquilo a que se largue unas jotas trágicas para celebrar la fundación. En el 472 a.C. Esquilo triunfa en Atenas con Los Persas. En el 471 a.C. Esquilo estrena en Sicilia Las Etneas, una obra que se representó en Etna y que no nos ha llegado. Al año siguiente, en el 470 a.C., Hierón de Siracusa obtiene en Delfos un triunfo con el carro y Píndaro canta la hazaña en su magnífica oda Pítica I. Píndaro anima a Esquilo a que represente Los Persas en Sicilia: se estrena allí la ob

Recibe antes que nadie historias como ésta