Loading...

SOBRE LA VIOLACIóN

Germaine Greer  

0


Fragmento

El término «violación», tal como se emplea en este ensayo, se aplicará únicamente a la penetración de la vagina de una persona del sexo femenino que no desea ser penetrada por medio del pene de una persona del sexo masculino. No servirá como un cajón de sastre en el que meter toda clase de agresiones sexuales, incluidas las atrocidades infligidas con instrumentos diversos en distintas partes del cuerpo. En pos de la claridad, se ha desbrozado aquí la categoría de violación, el instrumento utilizado se ha acotado al pene y la vía de penetración a la vagina.

Pese a que a algunas personas nos guste sacralizar la vagina, y consideremos una profanación que se haga un uso banal de ella, esta nunca ha sido objeto de veneración. La palabra «vagina» es en sí misma un insulto. El término en latín significa «vaina», esto es, la funda de la espada. Que el mundo «civilizado» acepte esta grosería como denominación correcta para el canal de parto resulta desconcertante. Los apelativos coloquiales de la vagina se cuentan entre las palabras más desagradables que alguien pueda decir. Antes, en cada pueblo inglés había una Gropecunt Lane, o vía de los Sobacoños; ahora no encontrarás una en ninguna parte.

En la actualidad, el acceso a la vagina es cosa rutinaria, y no solo mediante el pene, sino con toda una diversidad de instrument

Recibe antes que nadie historias como ésta