Loading...

THE CRAZY HAACKS Y LA CáMARA IMPOSIBLE (SERIE THE CRAZY HAACKS 1)

The Crazy Haacks

0


Fragmento

imagen

–¡¡¡HOLA, LOCOS!!!imagen

—¡Venga, chicos! Contad qué vamos a grabar hoy —dice Mami sonriente mientras controla la cámara.

Puede que, si eres un niño normal, tu plan del día consista en desayunar tostadas, hacer los deberes del cole y ver videos de YouTube (no necesariamente en este orden). Pero en casa no somos normales. ¡Y me encanta!

SOMOS THE CRAZY HAACKS, la familia más loca del mundo mundial. «Haack» es nuestro apellido y «Crazy»… como si lo fuera. Y todo se vuelve más loco de lo normal cuando hay una cámara cerca.

—¡VAMOS A HACER EL RETO DE LAS COOKIES! —Este es MATEO. Como es el mayor, siempre es el más rápido en contestar a las preguntas de Mami, salvo cuando pregunta quién va a poner la mesa, claro. En esos casos, Mateo desaparece a la velocidad del sonido.

Recibe antes que nadie historias como ésta

imagen

¡QUÉ RABIA! Mateo siempre se me adelanta.

Me muero por grabar este reto. Competiremos entre nosotros tres para ver quién come más galletas en un minuto mientras cantamos DESPACITO. Suena fácil, ¿verdad? Sobre todo si lo haces «rapidito»… Además, ya tenemos experiencia con los retos:

imagen

Estos son los retos superados. También tenemos una lista TOP SECRET con retos fracasados, como la vez que intentamos abrir sandías con el culo. Ese video JAMÁS VERÁ LA LUZ.

imagen

imagen A MENOS QUE LLEGUEMOS A LOS DIEZ MILLONES DE SUSCRIPTORES.

imagen

EL RETO DE LAS COOKIES no es el más complicado al que nos hemos enfrentado. Pero, por si acaso, y porque una campeona siempre se prepara, llevo una semana practicando y tengo el superplán para ganar el challenge:

1) PREPARADOS: coger el mejor sitio, con espacio suficiente para mover los brazos todo lo rápido que pueda. Y mejor entre mis dos hermanos, luego veréis por qué.

2) LISTOS: colocar las galletas en fila para no perder tiempo al cogerlas. Seguro que si las pongo con forma de corazón quedan chulísimas, pero ¡hay que ser práctica!

3) ¡YA!: comer las galletas MUY rápido (claro, si no, ¿cómo voy a ganar?). El Monstruo de las Galletas parecerá una tortuga a mi lado.

4) GOLPE DE EFECTO: (tengo también un plan secreto, ¡cómo no!, porque, si no, con solo esos tres pasos no estoy NADA segura de que pueda ganar): hacer payasadas para desconcentrar a mis hermanos. ¡Si se parten de risa, seguro que dejan de comer!

5) FIN: y la ganadora es…

imagen

imagen

YES! Va a ser divertido, sobre todo si mi plan sale perfecto y gano yo. Seguro que sí. ¡ESTE RETO ESTÁ HECHO PARA MÍ! Lo tengo todo: me encantan los retos, las galletas y cantar. ¡Es la combinación perfecta! No entiendo por qué los cantantes no hacen lo mismo en sus conciertos, tendrían mucho más éxito.

imagen

ESTAMOS EN EL SÓTANO, nuestra supersala de grabación. Sí, ya sé que las casas normales tienen sótanos normales, con trastos de la abuela, herramientas y la típica bici estática que tu padre usó una sola vez y nunca más… Pero, como ya os he dicho, en casa no somos ni medio normales. Nuestro sótano es una gigantesca sala de grabación y ME ENCANTA. TIENE TODO LO QUE PODAMOS NECESITAR PARA GRABAR VIDEOS, LOS VIDEOS MÁS LOCOS:

imagen

* Juguetes. Muchos juguetes. Decenas y CENTENARES de juegos de mesa, muñecas y peluches. Si nuestros juguetes cobrasen vida como en Toy Story, podrían fundar su propio país.

* Una máquina para hacer algodón de azúcar, un expendedor de chicles y una fondue de chocolate: la pesadilla de nuestro dentista.

* Botellas de agua, bórax y cola. ¡Todo lo que necesitamos para el slime perfecto!

* Chuches (la otra pesadilla de nuestro dentista). Tenemos muuuchas golosinas y muy, muy raras. En esta casa nada es normal, ¡y las chuches tampoco! Las rojas son SUPERHIPERMEGAPICANTES y hay otras que tienen sabor a VÓMITO. ¡¡Puajjjj!! imagen

* Rotuladores, purpurina, cartulinas, papeles de colores y papel de aluminio. No, no es para envolver un bocadillo: ¿acaso no has probado nunca a maquillarte con TIN FOIL?

imagen

Nuestro sótano mola tanto que ya me estoy distrayendo, así que más vale que me concentre. Ya estamos los tres preparados para este reto, pero HUGO Y MATEO NO PARECEN ESTAR NADA NERVIOSOS. ¿Cómo puede ser? Yo estoy temblando como un flan. ¿Será una buena combinación flan y galletas? Ay, que me desconcentro.

UN MOMENTO.

VAMOS A VER…

RESPIRO HONDO (tanto como cuando intenté cantar bajo el agua, ejem).

MÁXIMA CONCENTRACIÓN…

… que en cuanto Mami dé el pistoletazo de salida tengo que llevar a cabo mi plan.

imagen

Cierro los ojos y me concentro: ya veo el video en YouTube, yo levantando los brazos a cámara lenta como hacen los campeones… Sí, si hasta se me mueve el pelo leeeeento, leeeeento como a la Sirenita sobre la roca. Por cierto, me tengo que acordar de pedirle este efecto de pelo levitante a Susana, nuestra editora de videos, para que quede PERFECTO. ¡ESTA SERÁ MI VICTORIA!

imagen

—Venga, que empezamos. READY? GO!

¿YA? Dios mío, me distraigo tanto que, más que en la luna, parece que esté de vacaciones en Plutón.

¡ES MI MOMENTO! A por esas galletas.

Empezamos a comer, pero el reto no es tan fácil como yo pensaba. ¡OH-OH…!

Si tragar galletas fuese una competición olímpica, yo tendría TODOS los oros. EL DRAMA viene cuando tengo que cantar a la vez y un montón de trozos salen disparados de mi boca. Muchos. Un montón. DEMASIADOS.

¡Parezco una metralleta de chips!

imagen

En serio: no es que se me caigan de la boca, es que salen a propulsión como corchos de champán.

—DEFFFPAAFFFIIIFFFTOOO —canto, pero cualquier parecido con la canción original es pura coincidencia—. QUIEFFFO PPPFEFFFPIRAFFF FFFTU FFFCUEFFLLO DEFFFFPAAAAFFFFITOOO…

imagen

—¡Hay que cantar, no invocar un espíritu con cánticos demoníacos! —se burla MATEO. MI HERMANO MAYOR ES CAPAZ DE TRAGAR GALLETAS, CANTAR Y ALECCIONARME, TODO A LA VEZ. VENTAJAS DE SER EL MAYOR.

¡No me puedo despistar! Tengo que ganar. Así no voy bien. Es el momento de utilizar el golpe de efecto del plan: tengo que empezar a bailar para desconcentrar a mis hermanos.

Primero bailo la danza del vientre (la de los árabes, no la de ir al váter). Me contoneo como Shakira con un ataque de picores.

Sobre todo movimientos bien grandes, para que no puedan evitar mirarme. Y funciona bien hasta que ¡me entra un ataque de risa! Pero ¿cómo no me voy a reír? TENDRÍAIS QUE VER LA CARA DE HUGO: ¡está cubierto de migas de galleta! ¡Se le han pegado con la baba y ahora parece un filete empanado con ojos!

Pero un poco funciona, porque como no puedo parar de reír, resulta que Hugo también se troncha de risa: ¡ESTAMOS LOS DOS LLENOS DE GALLETAS!

Bueno, al menos ya tengo a uno desconcentrado.

¿Y MATEO? Mateo no ha empezado. Está contando las galletas y ordenándolas por grosor y número de pepitas de chocolate.

Como si este fuese el reto de ser responsable y ordenado. ¡TIENE QUE ESPABILAR!

—Mate, venga, ¡empieza ya, que se va a acabar el minuto! ¡Come! —le dice Mami desde el otro lado de la cámara.

—Zi, Mate, te vamosh a ganagrghr.

—Desahpraquito…

Pero no me preocupa. Si no ha empezado hasta ahora, es imposible que gane.

Y entonces pasa una cosa IM-PRE-SIO-NAN-TE.

Porque no hay otra palabra.

Mateo empieza a cantar y a comer. Una galleta tras otra. Y otra y otra y…

Pero ¿cómo puede comer tantas galletas en diez segundos? Mientras canta Despacito tan bien que parece que Luis Fonsi esté aquí grabando con nosotros.

¡ES INCREÍBLE!

imagen

A ver si en lugar de Hugo el que me va a ganar es Mateo. De eso ni hablar. Estoy mirando a Hugo para ver cómo va su montón de galletas, pero sigue ocupado con el trozo de galleta que le sale por la nariz. LE MIRO Y ME DA EL ATAQUE DE RISA MÁS HISTÓRICO DE LA HISTORIA DE THE CRAZY HAACKS. ¡Es que no podemos parar de troncharnos!

imagen

Mientras tanto, Mateo ya nos ha adelantado con su boca comedora de galletas nivel profesional. ¡He visto buzones con menos capacidad que la bocaza de Mate!

imagen

OH-OH. Esa es Mami. El reto ya se ha acabado. ¿EN SERIO?

imagen—¡MANOS ARRIBA Y QUE EMPIECE EL RECUENTO!

Cuando quiere, Mami es más estricta que un juez.

Aunque no ha parado de reír durante el minuto entero.

Habréis observado que muchas veces nuestros videos están movidos. No es un efecto de la cámara ni que nos haya pillado un terremoto grado 1.000 de la Escala Richter. Es mi madre, que no puede aguantarse la risa y se le mueve la cámara. ¡Espero que haya podido grabar el momento histórico de la galleta saliendo por la nariz de Hugo! Eso sí que va a ser épico. Le pediré a Susana que edite también ese trozo a cámara lenta. Ya que no va a haber plano de mi victoria perfecta, al menos que haya uno en el que nos riamos todos.

Pero pongámonos serios. Ha llegado la hora del recuento: quien haya comido más, gana. Así es como ha quedado:

DANIELA: 4 GALLETAS, solo he cantado la mitad del estribillo de Despacito (es una injusticia que no se valore el baile magistral).

HUGO: 6 GALLETAS, casi todo el estribillo completo.

No habrá ganado, pero ha descubierto su habilidad para echar por la nariz lo que le entra por la boca. Esperemos que no se aficione o ya lo veo lanzando Coca-Cola a chorros por la nariz.

imagenMATEO: 7 GALLETAS, el estribillo de Despacit ...